Antes que todo va nuestra solidaridad a Sanjuanita Martínez, directora de Notimex, que enfrenta dura metralla de medios Fifís y mafias corruptas que anidaron por décadas a Notimex y que hoy, se valen de trabajadores inconscientes para mermar el gobierno de la 4T.

No es en sí una lucha por defensa de derechos laborales de estos inconscientes, es una lucha por desgastar el gobierno del presidente AMLO y eso no se vale.

Vayamos a lo de ahora.

El pasado sábado el Presidente López Obrador en su ensayo “La nueva política económica en los tiempos del coronavirus” manifiesta su postura para explicar el actuar de un gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo.

“El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que para hacer frente a la crisis económica que generó el Covid-19 se requiere un modelo del todo nuevo, que definió como Estado de bienestar igualitario y fraterno, basado en democracia, justicia, honestidad y austeridad y que deseche las recetas de los organismos financieros internacionales, y destacó que el coronavirus precipitó el derrumbe del modelo neoliberal. Ratificó que el nuevo plan de gobierno es acabar con la corrupción, en vez de conseguir líneas de crédito para endeudar al país, y terminar con la impunidad a fin de liberar fondos para el desarrollo. Citó que de enero al 15 de mayo la recaudación ascendió a un billón 597 mil 97 millones de pesos –4.9 por ciento más que el mismo periodo del año pasado–, y estamos cobrando deudas vencidas. En estos tiempos hemos iniciado denuncias civiles y penales contra 15 grandes corporaciones que en conjunto deben al erario 50 mil millones de pesos. El Presidente manifestó que el regreso a la nueva normalidad debe ir acompañado de la convicción de profundizar en los cambios ya iniciados por nuestro gobierno y poner atención en todo aquello que permita mejorar las condiciones de vida de los mexicanos para alcanzar una sociedad mejor. El mandatario dio a conocer el texto en redes sociales desde el recinto de Palacio Nacional donde se llevó a cabo el juramento de la Constitución liberal de 1857. Lo dedicó a enfermos y dolientes por la pandemia de Covid-19. Expresó que no son ocurrencias, esto es producto de la reflexión y de la experiencia, recogiendo los sentimientos de nuestro pueblo.”

La Jornada 17/5/2020

Lo anterior no se puede entender del todo, si no vemos también el panorama mundial en que se están dando las cosas contra un sistema capitalista Neoliberal que se derrumba aceleradamente.

Aseguró Alfredo Jalife-Rahme, en su columna “Bajo La Lupa” (La Jornada 13/5/2020):

“Se vislumbra el Día Después del C-19 en geoestrategia y geoeconomía, donde se asientan el orden tripolar de EU/China/Rusia –con sus esferas de influencia/regionalismos– y la desglobalización. En el ámbito político puro, que no puede pervivir sin geoestrategia ni geoeconomía, la extinción de la aciaga globalización encamina al planeta hacia nacionalismos/subnacionalismos, cuando la dicotomía de izquierda/derecha ha quedado superada por la nueva bifurcación de nacionalistas, en ascenso, y globalistas, en desuso, en espera de la nueva escisión de la Inteligencia Artificial entre EU y China (referencia). A raíz de la crisis de la globalización financierista de 2008, comenté que George Soros, prototipo del mega-especulador financiero y presunto hombre de paja de los esclavistas banqueros Rothschild, acudió insólitamente a consultar al ilustre historiador marxista Eric Hobsbawm sobre el devenir (referencia). El inconmensurable británico-alejandrino Hobsbawm, quien falleció un año después a los 95 años, ilustró a Soros sobre el advenimiento de una mezcla diferente de lo público y lo privado, de libertad y acción estatal y control (https://bit.ly/3dEOpkj), amén del resurgimiento del marxismo (https://amzn.to/2AbZDhw). Soros despreció las enseñanzas de Eric Hobsbawm y siguió embriagándose con la globalización que agoniza 12 años más tarde. En entrevista al Financial Times (16/4/20), portavoz de los globalistas, el presidente galo Macron diagnosticó que la crisis del C-19 constituye un evento existencial para la humanidad, lo cual cambiará la naturaleza de la globalización y la estructura del capitalismo internacional. Macron, de 42 años, cumple el popular apotegma de farol de la calle; oscuridad en la casa cuando ha manejado pésimamente la legítima revuelta rural de los chalecos amarillos, marginados por la globalización, mientras vislumbra lúcidamente el nuevo orden mundial donde descuellan Rusia y China (https://bit.ly/2SUzaf6). Macron fue empleado de los banqueros esclavistas Rothschild, por lo que su punto de vista adquiere singular trascendencia llegando incluso a, como consecuencia del C-19, jerarquizar las vidas humanas sobre el crecimiento económico como una oportunidad para enfrentar los desastres ambientales y las desigualdades sociales que amenazan la estabilidad del orden mundial.”

Bajo La Lupa” (La Jornada 13/5/2020)

¡Vaya, vaya!, todavía no nacía Marcon cuando ya nosotros y gracias al Chino Rhi Sausi, en los “Contracursos de la facultad de Economía de la UANL” (1971) leíamos a “Los Rebeldes Primitivos” de Eric Hobsbawm, Ed. Ariel; nos preparábamos para hacer “teoría” sobre las luchas que ya íbamos armando.

Pero bueno, sigamos con Jalife y veamos lo que dijo ayer domingo (La Jornada 17/5/2020):

“The Economist, portavoz globalista de la dupla Rothschild/Soros, se despide de ‘la mayor Era de la globalización (https://econ.st/2WFBNDT)’ y se preocupa sobre lo que tomará su lugar, lo cual no es difícil de discernir: el retorno de los soberanistas/nacionalistas vilipendiados en forma despectiva como populistas cuando ocultan en forma deliberada que en EU existió un People’s Party y que el mismo Obama defendió en forma vehemente (https://bit.ly/2LvWdZD) frente a las alocadas críticas de Peña Nieto que nunca entendió su semiótica. The Economist admite que antes de la pandemia la globalización se encontraba en serios problemas y que recibió tres severos golpes de los que difícilmente se repondrá: la crisis financiera de 2008, la guerra comercial de EU contra China y el Covid-19 que hirieron el sistema abierto del comercio. The Economist contempla que el comercio mundial de bienes se retraerá entre 10 y 30 por ciento, lo cual se agrega a la guerra comercial/digitálica de Trump contra China. Recuerdo que fui de los primeros a escala global y regional en advertir desde hace 14 (sic) años las tendencias ineluctables hacia la desglobalización cuando la globalización demostró ser antidemocrática y caníbal (https://bit.ly/2X1sihh)”.

La Jornada 17/5/2020

He ahí elementos estructurales para justificar mundialmente a la 4T, su gobierno y, su Guardia Nacional y Fuerzas Armadas.

¡Órale!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *